domingo, 31 de diciembre de 2017

DEL CESE DE DOS EMPEADOS PÚBLICOS DEL AYUNTAMIENTOPOR SU PASO A LA HERMANDAD DE LABRADORES EN 1945.

Tal día como hoy, el 31 de diciembre de 1945, el Ayuntamiento de Los Villares cesaba como Auxiliar de Abastas y mecanógrafo a Victoriano Muñoz Herrador y Antonio Anguita Palacios, nombrados como Secretario y oficial de Hermandad Sindical de Labradores y Ganaderos del municipio.

















Desarrollo de la Efemérides:
En los Villares, el 31 de diciembre de 1.945, reunida la Corporación Municipal presidida por  Sr. Alcalde D. José Mª Colmenero Chica, se comunica por  el Sr. Alcalde que los Auxiliares de Abastos y mecanógrafo, Victoriano Muñoz Herrador y Antonio Anguita Palacios, han sido nombrados Secretario y Oficial en la Hermandad de Labradores y Ganaderos y por tanto se han despedido de este Ayuntamiento desde el día de hoy y que por este motivo se habría de aumentar una plaza y nombrar una persona que la desempeñara. El Ayuntamiento acordó nombrar para cubrir dicha plaza al auxiliar mecanógrafo,  Valeriano Aguilar Azañón.



Victoriano Muñoz Herrador
Secretario de la Hermandad de Labradores
Antonio Anguita Palacios
Oficial de la Hermandad de Labradores






















Seguidamente se comunicó que los Guardas Municipales de campo, Miguel Cárdenas, Diego Parras, Serafín Higueras y Antonio Serrano, pasaban desde el 1 de enero a depender de la Hermandad de Labradores de esta Villa.








TAMBIÉN ESTE DÍA…En 1935: En sesión extraordinaria del Pleno de la Corporación Municipal presidido por D. Lorenzo Herrador Peinado, se acordaba el nombramiento de  Inspector Municipal Veterinario a D. Salvador Vicente de la Torre, con una gratificación anual de 3.000 pesetas y 800 pesetas por reconocimiento de cerdos a domicilio.



sábado, 30 de diciembre de 2017

DEL TESTAMENTO DE TOMÁS MALO DE MOLINA DE LA FUENTE EN 1792

Tal día como hoy, el 30 de diciembre de 1792, en el cortijo de Hoya Bellida de Los Villares, ante el escribano don Alfonso José de la Peña, otorgaba testamento Tomás Malo de Molina de la Fuente.

Cortijo de Hoya Bellida



















Desarrollo de la Efemérides:
El 30 de diciembre de 1792, ante don Alfonso José de la Peña, escribano de público, de número y cabildo de Los Villares, otorgaba testamento Tomás Malo de Molina de la Fuente.
El testamento se otorga en el cortijo de Hoya Bellida, en el paraje del Cerro del Viento, cortijo que labraba y en el que poseía una cabaña de cincuenta ovejas, según dice en dicho testamento. También declara poseer media casa en la plaza de la villa, heredada de sus padres y que comparte con su hermano Matías.
Devoto y cofrade de Ntra. Señora del Rosario, manda se le ofrezcan doce misas ante el altar de la Patrona de Los Villares, pagando una limosna de 4 reales y medio por cada una de las misas.
Tomás Malo de Molina de la Fuente es hijo de Juan Malo de Molina y de Francisca Rafaela de la Fuente, ambos naturales y vecinos de Los Villares. Casado con Ana Manuela de Armenteros y Espinosa de cuyo matrimonio tienen dos hijas Ana Manuela y María de los Reyes Malo de Molina Armenteros. Mª de los Reyes se casaría con don Antonio Gómez Gardí y de su matrimonio, entre otros, nacería el ilustre sacerdote villariego, don Antonio Gómez Malo de Molina.


*El paraje de Hoya Bellida, ya aparece en el Real Privilegio de la reina Juana de 1508 para la fundación de Los Villares, dice así:

“…Y ansimismo en el Cerro el Viento, en los Villares del Jige hay un Lugar para hacer población de trescientos vecinos, con el cerro del Viento e hoya Bellida, y las haldas del Puerto Viejo…”



TAMBIÉN ESTE DÍA…En 1754: el Concejo de Los Villares, libraba en el Mayordomo de Propios y Rentas de este Concejo, la cantidad de 558 reales y 14 maravedíes de vellón importe de los regalos de pascua hechos por el Concejo y del refresco dado al Señor Prior con motivo de posesión de la Parroquia en ese día de Pascua.


viernes, 29 de diciembre de 2017

DE LA VENTA DE LA ESCRIBANÍA DE LOS VILLARES A FAVOR DEL VIZCONDE EN 1786

Tal día como hoy, el 29 de diciembre de 1786,  ante el escribano Don Alfonso José de la Peña,  se otorgaba escritura de venta de la Escribanía de Los Villares a favor de don Gabriel de Zeballos, vizconde de la Villa, por parte de doña María de Madueño poseedora y dueña de la misma, tras el fallecimiento de su hijo don Juan Miguel de Molina, escribano de Los Villares.





















Desarrollo de la Efemérides:
En Los Villares el 29 de diciembre de 1786, ante el Escribano de S.M. y vecino de la ciudad de Jaén, don Alfonso José de la Peña, comparecieron María de Madueño, viuda de Juan Patricio Molina, y Ana María Fernández Hidalgo, viuda de Juan Miguel de Molina, escribano público y de cabildo que fue de esta población y de mutuo acuerdo otorgaron escritura de venta de dicha escribanía a favor de don Gabriel de Zeballos, vizconde de Los Villares, en la cantidad de 11.000 reales de vellón en que había sido valorada por don José Fausto de Fornés, escribano de número de la ciudad de Jaén.

Comentario a la Efemérides:
El 26 de noviembre de 1786, fallecía en Los Villares don Juan Miguel de Molina Madueño, escribano de número y cabildo de la villa.  Al morir sin descendencia, en su testamento dejó como única y universal heredera a su madre María Madueño, dejando el usufructo de la escribanía a Ana María Fernández su mujer.
Don Juan Miguel, era hijo de Juan Patricio de Molina y de María Madueño, naturales y vecinos de Los Villares y estaba casado con Ana María Fernández Hidalgo, hija de don Pedro José Fernández, escribano que fue de esta villa. A propuesta de su suegro, se presentaría a examen para escribano ante don Ángel de Torres y Ulloa, Escribano de Reinos de Jaén, siendo aprobado y ejerciendo el oficio desde que lo deja el suegro en 1781,  hasta su fallecimiento en 1786.
Existiendo algunas desavenencias entre madre y esposa  referente al testamento y dote que así mismo otorgó don Juan Miguel a su mujer y considerando las malas consecuencias de los pleitos, más aún entre personas tan cercanas, llegaron al acuerdo ante don Diego de Campos, fiel de fechos de la villa, de vender la escribanía, en 11.000 reales que era el valor otorgado por el escribano de de Reinos de Jaén don Ángel de Torres y Ulloa y repartir el importe, 8.800 reales para doña María de Madueño y 2.200 reales para viuda doña Ana María Fernández, elevando a escritura pública dicho acuerdo de venta.  La escritura de venta se otorgaba a favor de don Gabriel de Zeballos quien por un tiempo tuvo la propiedad de la escribanía pública y de número de Los Villares hasta que la pasa precisamente al escribano ante quien se otorga la venta, don Alfonso José de la Peña en 1787.




TAMBIÉN ESTE DÍA… En 1751: Los Señores Juan Alfonso de Molina y Tomás del Alcalde, alcaldes Ordinarios; Simón de Mena y Fernando Morales, Regidores; personas que componen el Concejo, Justicia y Regimiento de ella, libraban en poder de Pedro de Gámez,  Mayordomo de los Propios de este Concejo, 1.325 reales y 8 maravedíes, que se gastaron en peones y caballerías en las obras en la puente construida en el río Eliche, según se había determinado por el Señor Vizconde de esta Villa y en cuya cantidad se incluye la piedra labrada para los arcos del puente.

*Esta es la fecha de construcción del primer puente conocido como de “la Priscaleda”, pues anteriormente sobre el río existía un pontón de madera que generalmente era destruido y arrastrado por las crecidas del río.


jueves, 28 de diciembre de 2017

DE LA VENTA DE UNA CASA EN LA CALLE QUE LLAMAN DEL TÍO CAMPOS, EN 1787.

Tal día como hoy, el 28 de diciembre de 1787, Andrés Garrido vendía una casa de su propiedad sita en la calle que llaman de Tío Campos o calleja de la Solana a Ramón García, valorada en 900 reales de vellón.


Imagen de la calle Solana en un día del Corpus





















Desarrollo de la Efemérides:
El 28 de diciembre de 1787, ante el escribano de Los Villares don Alfonso José de la Peña se firmaba una Escritura de Venta Real de una casa propiedad de Andrés Garrido, a favor de Ramón Parra, sita en la calle que llaman del Tío Campos o calleja de la Solana, lindado por la parte de arriba entrando en ella con corrales de Juliana de Campos, por debajo con la casa de Manuel Ramírez por las espaldas con corrales de Juan de Siles y por el frente por dicha calle, valorada en 900 reales de vellón, pagados en el acto.


calle Solana en la actualidad

Comentario a la Efemérides
:

*La transcendencia de esta efemérides es que en ella encontramos, hasta ahora, por primera vez el nombre de Solana, en la calle que en la actualidad lleva ese nombre, si bien con el nombre de calleja.  Es además curioso que se le conozca también como calle del Tío Campos, en referencia a don Manuel de Campos Garrote y Valenzuela, poseedor de la mayoría de los huertos que limitaban con ella, entre otros el conocido como “Huerto de la Virgen” que él había dejado en testamento como censo para el mantenimiento de Patrotano y camarín de María Santísima de los Dolores.
*El primitivo nombre de esta calle fue el de Callejones, el segundo nombre con el que aparece es este de calle del Tío Campos o calleja de la Solana,  será en la última década del siglo XVIII cuando aparezca como calle de la Solana y ya en el siglo XIX como calle Solana, nombre que mantuvo hasta septiembre de 1932 en que se le puso el nombre de calle de Indalencio Prieto; en 1939 pasaría a llamarse calle de Queipo de Llano y en 1984 recuperaría el nombre de calle Solana.




TAMBIÉN ESTE DÍA…En 1931: En sesión extraordinaria del Pleno de la Corporación Municipal, presidido por D. Genaro Medina Peinado, se daba cuenta de la demanda presentada ante el Juzgado de esta villa por D. Miguel Navarrete Mejías, (farmacéutico), sobre los haberes que se le adeudan, para celebrar juicio conciliatorio. Los señores concejales, Molina Herrador, Hidalgo García y Palacios Higueras eximían su responsabilidad de lo que éste conlleve, por no cumplirse por el Alcalde los acuerdos tomados por este Ayuntamiento desde que se constituyó el actual.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

DE LA RESPUESTA DEL AYUNTAMIENTO DE LOS VILLARES A LA CARTA DEL OBISPO DE LA DIÓCESIS EN 1820

Tal día como hoy, el 27 de diciembre de 1820, reunido el Ayuntamiento de Los Villares con D. José Gutiérrez, portador de la carta del Obispo y mediador entre  el Obispado y el ayuntamiento, a consecuencia del problema social y religioso y el enfrentamiento entre vecinos de la villa, el Ayuntamiento remitía un escrito al Ilmo. Señor Obispo dando una explicación real de la situación de la población y de los compromisos llegados con D. José Gutiérrez para solucionar la situación creada.















Desarrollo de la Efemérides:
Tras la celebración de una reunión conjunta entre los miembros del Ayuntamiento de Los Villares y D. José Gutiérrez, mediador del Obispo, el Secretario del Ayuntamiento, D. Juan Miguel de Campos remitía un escrito al Ilmo. Señor Obispo en el que exponía lo siguiente:
a)      Que el Ayuntamiento se sentía consternado por el equivocado concepto que el Sr. Obispo tenía del pensar religioso de esta corporación y de la general tranquilidad y unión  en que viven los naturales de este pueblo.
b)      Que el predicador actual no está bien visto por los vecinos por los procedimientos poco decorosos y el abuso en las postulaciones que hace en la villa, siendo evidente la negativa a darle limosna voluntaria, hecho que ha podido constatar D. José Gutiérrez.
c)      Que en la actualidad no existe ningún pleito ni demanda contenciosa, si bien es cierto que desde hace unos años en que se establecieron aquí unos forasteros se ha creado algunas rivalidades más propias de sus propios caprichos que de su decoro, denigrándose todos los acontecimientos que se han dado al público y que han escandalizado a éste, inquietado las conciencias, enfriando la devoción cristiana y produciendo males tanto más sensibles cuanto perjudican el bien espiritual, de los que la Autoridad Civil se desentendió y habiendo causado un daño que se hubiera evitado con el oportuno remedio.
d)      La obligación estricta de guardar  y hacer cumplir los decretos del Gobierno no puede imputarse a esta Corporación como acto de enemistad y  sí sólo como desempeño de su responsabilidad. La corporación ha tenido que manifestar al Ministerio y a su Jefe Político algunos hechos del Prior D. Juan del Mármol, de esta parroquia y sin embargo de que le ha tenido cuantos miramientos son posibles no ha tenido menos que indicar su actuación opuesta a la unión con sus feligreses y los perjuicios que de esto resultan y el desaire que les hace a algunas de sus disposiciones.
En consecuencia, V.I. puede como mejor le parezca elegir predicador, designarle póstulas y fijarle los modos de hacerlas para que sean las limosnas voluntarias, bien cierto de que no tendrá obstáculo. También podrá disponer de las facultades y opinión de este Ayuntamiento para los casos y cosas compatibles con su  obligación pues colaborará con gusto ni excusa todo procedimiento sensible en desempeñar las órdenes que V.I.  les comunique para el servicio público y bien general o particular de alguno de sus vecinos.





*El Ayuntamiento Constitucional estaba constituido por: Alcalde: Juan Cabrera. Regidores: Juan Palacios, Juan Samaniego Martín Herrador Juan de Luque y Francisco del Alcalde.




TAMBIÉN ESTE DÍA…En 1800:  El Concejo de Los Villares, conocedor del abuso que se venía cometiendo en la molienda, por medio del Alguacil Mayor colocaba un Edicto en la plaza del pueblo, por el cual se indicaba que el precio por molinada en el molino de harina de propios es de dos reales y medio y caso de seguir cobrándose tres reales como se venía haciendo, se multaría al molinero con cuatro ducados y con dos ducados a los dueños de los granos que acepten dicho pago.



martes, 26 de diciembre de 2017

DE LA CARTA OFICIO DEL OBISPO DE JAÉN AL AYUNTAMIENTO DE LOS VILLARES EN 1820

Tal día como hoy, el 26 de diciembre de 1820, el Obispo de Jaén D. Andrés Esteban Gómez, dirigía una carta apostólica al Ayuntamiento Constitucional de Los Villares ante el clima social, de enfrentamiento entre vecinos en particular y entre la Iglesia y el Ayuntamiento, creado en la población por la determinación de este  de prohibir postular al predicador que habitualmente lo hacía en la villa.



















Desarrollo de la Efemérides:
Con fecha 26 de diciembre de 1820, el obispo de la diócesis de Jaén trasladaba una carta oficio, por medio de D. José Gutiérrez, vecino de Jaén pero afincado en Los Villares donde era persona querida y respetada, expresando su preocupación por el clima de enfrentamiento entre el Ayuntamiento y la parroquia, a cuyo cargo se encontraba el prior D. Juan del Mármol y entre los vecinos en particular, por la prohibición por parte del Ayuntamiento a que el Predicador postulase en la villa.

La carta decía textualmente:
Ha llegado el tiempo en que el bien de ese pueblo me obliga a dirigirme al Ayuntamiento Constitucional sobre justos sentimientos que me producen unas discordias en circunstancias bastante tristes. Aunque hace tiempo que el mismo me significó su determinación de no permitir que el predicador Cuaresmal hiciese ninguna de las póstulas acostumbradas, estimé por bastante respuesta mandarle al mismo el más exacto cumplimiento y obediencia a esta determinación que ni la repugna el art. 321 de la Constitución, ni menos la Orden de 9 de abril del año corriente, limitándose precisamente la prohibición al tiempo de recolección de los frutos, y así estimé por muy conveniente dejar al tiempo y a la decisión de la competente Autoridad la resolución y juicio de una determinación que a la par que priva a los pueblos de su pasto espiritual, lastima también la naturaleza de las órdenes mendicantes y no mendicantes que vinculan su subsistencia en la caridad de los fieles, que se prestan a escuchar sus póstulas, desempeñadas con humildad religiosa.
Si cuando el Ayuntamiento Constitucional me hizo saber esta determinación, me la hubiera hecho de variar de asignarlo, en el momento hubiera atendido sus deseos, como se lo acreditaré ahora mismo. Aunque esto me produce mucho dolor, todavía crece más mi sentimiento al considerar que causas muy pequeñas conducen a sepultar a estos vecinos en encuentros y pasiones muy reñidas, sin otro fruto que ver desterrada la paz y buena armonía, que es el fundamento que enlaza y fortifica toda sociedad, reviviendo a fuerza del choque de las pasiones, especies desagradables que han de perpetuar los días amargos de toda esa feligresía. Mi pastoral cuidada debe evitarlas; y aunque pudiera haber pasado ya a mi Tribunal de Justicia algunos incidentes poco satisfactorios, me ha parecido de mi deber, llamar la atención del Ayuntamiento hacia unos medios de pacificación cristiana, que orille y termine felizmente los primeros asomos de inquietud y desasosiego público y a este efecto he manifestado a D. José Gutiérrez , cuya persona es muy interesada en ese pueblo, todos mis sentimientos y me servirá de mucho consuelo que los escuchen con el interés y afecto particular con que ambos miramos a ese pueblo. Si fuera de ellos ese Ayuntamiento quisiera designarme dos o tres sujetos que se vieran conmigo, estoy muy seguro de que todo quedaría allanado y esos vecinos quedarían también sentados en la paz y sosiego que les deseo, contando con toda mi Autoridad paternal para extenderla igualmente a corregir y a enmendar, si por desgracia alguno de los Ministros del Señor propendido a pasos equivocados.
Espero que el Ayuntamiento Constitucional no desatienda mis ruegos tan fundados en la justicia y sinceridad de mis deseos.
Dios guarde a vuestras Señoría, en Jaén a 26 de diciembre de 1820.=Andrés, Obispo de Jaén.
Señores del Ayuntamiento Constitucional de Los Villares.”

José Gutiérrez se entrevistaría con los miembros del Ayuntamiento Constitucional de Los Villares, al día siguiente, mediando en la situación  creada, atendiendo la posición del Ayuntamiento y trasladando al Ilmo. Señor D. Andrés Esteban Gómez los acuerdos  y el compromiso del Ayuntamiento a mantener la postulación de los predicadores de órdenes mendicantes, siempre que éstos lo hiciera sin presionar a los vecinos en la obtención de las limosnas.




TAMBIÉN ESTE DÍA…En 1706: Don Lázaro Garrido de Ocaña, Escribano del Rey nuestro Señor, público de cabildo de esta Villa de los Villares, doy fe que como tal escribano no han pasado ante mí causas criminales que hayan sido condenados reos a presidios, ni a galeras ni otras condenaciones desde el año de 1705 hasta final de diciembre de 1706 y para que en todo tiempo conste, lo firmé en la Villa de Los Villares a 26 de diciembre de 1706


lunes, 25 de diciembre de 2017

DE LA PROPUESTA AL VIZCONDE DE CARGOS DEL CONCEJO PARA EL AÑO 1800

Tal día como hoy, el 25 de diciembre de 1799, el Concejo de Los Villares, reunido en Cabildo, elevaba al Señor Vizconde de Los Villares, las propuestas de vecinos de la villa, de “sana intención” para que designe entre ellos a los que crea conveniente para ejercer los cargos del Concejo y Justicia del pueblo durante el año de 1800.

















Desarrollo de la Efemérides:
En la villa de Los Villares un 25 de diciembre de 1799 los Señores Juan Cabrera y Francisco del Mármol, alcaldes ordinarios; Antonio Molina y Marcelo Fernández, Regidores; personas que componen el Concejo, Justicia y Regimiento de ella, estando finalizando el año de sus encargos y siendo indispensable, como es costumbre, dejar cada cual en su lugar persona que ejecute el empleo de cada uno de los referidos, en el año próximo que viene de 1800, proponiendo para ello personas dobles de las que su Señoría el Señor Vizconde de esta Villa elija sin impedimento de parentesco la que tenga por conveniente entre las propuestas que estos Señores las van a hacer de aquellos sujetos de “más sana intención” de este pueblo con arreglo a lo previsto por S.M. y su Presidente y Oidores de la Real Chancillería de Granada a efecto de que se guarden huecos y parentescos para lo que se hayan informados por el Escribano con cuyo conocimiento cada uno de dichos proponentes. 
Las citadas propuestas para que su Señoría el Señor Vizconde, con mérito a sus Privilegios, elija a los que tenga por conveniente y así las ejecuten son las siguientes:
-El Señor Juan Cabrera, alcalde primero, propone para que lo sea en su lugar a Fco. Justo de Ortega y a Juan Vicente García de esta vecindad.
-El Señor Francisco del Mármol, que lo es Alcalde segundo, propone para que los sea en su lugar, como mejor convenga a Mateo Hidalgo García y a Pedro Garrido de esta vecindad.
-Antonio Molina del Haba, regidor decano, propone para que ejecute su empleo a Martín Herrador y a Basilio Parra de esta vecindad.
-Marcelo Sánchez, Regidor segundo, propone para su cargo a Antonio de Araque y a Rosendo Parra de esta vecindad.
-Para Síndico Procurador General, por los Señores Alcaldes, de conformidad proponen como mejor convenga a Manuel de Gámez Cobo.
-Para el empleo de Síndico General personero, por acuerdo de los dos Regidores se propone a Alejandro Samaniego de esta vecindad.
-Para Alcalde de la Santa Hermandad, por los dos Alcaldes ordinarios se propone a Pablo Alcalde y por los dos  Regidores a Antonio de Mena.
-Para Alguacil Mayor, por parte de los dos Alcaldes se propone a Cristóbal de la Rubia y por parte de los dos Regidores a Manuel de Aguilera.
Cuyas propuestas se han de presentar a Su Señoría el Señor Vizconde para, que como Señor de esta villa, elija de los sujetos propuestos a los que juzgue más a propósito para los referidos empleos y a este fin y para que así se evidencie sin demora, el Escribano eleve testimonio literal de estas propuestas y diríjanse inmediatamente al Señor Vizconde.

Acta del acuerdo
*En esta Acta de Acuerdo de Propuestas del Concejo podemos observar:

a) El privilegio y regalía que ostenta el Vizconde de Los Villares como responsable de designar a los miembros del nuevo Concejo, de entre las propuestas dobles que recibe del anterior.
b) La condiciones a tener en cuenta en los proponentes: una, no ser pariente hasta cuarto grado de consanguinidad de algún cargo del Concejo anterior; dos, haber transcurrido al menos un año de ausencia en cargos del Concejo.
c) La forma en que se hacía la propuesta: los alcaldes y regidores proponía cada uno a una pareja de vecinos para ocupar su empleo, de entre los cuales el Vizconde elegía uno;   la propuesta de dos vecinos para los empleos de Síndico Procurador General y Alguacil Mayor, lo hacían conjuntamente los dos alcaldes, mientras que la de Síndico General personero correspondía hacerla a los Regidores; por último la propuesta de Alcalde de la Santa Hermandad, un vecino era presentado por los alcaldes ordinarios y los regidores presentaban a otro vecino.



TAMBIÉN ESTE DÍA…puede decirse que desde siempre: Se canta en Los Villares una Misa en latín con aire de pastorela que compuso Don José Sequera y Sánchez allá por los años 1850-60, popularmente conocida como “Misa Pastorela”. 
La Misa Pastorela a Dúo con acompañamiento de órgano,  es una misa alegre, cómo para el momento en  que fue compuesta, que se canta parece ser desde los años cuarenta,  todos los años en la “Misa del Gallo”, Navidad y excepcionalmente en Reyes.
Comprende los siguientes cánticos: Kirie, Gloria, Crédum, Santus y Agnus.





domingo, 24 de diciembre de 2017

DE LOS REGALOS DE PASCUA DEL CONCEJO DE LOS VILLARES EN 1753

Tal día como hoy, el 24 de diciembre de 1753, el Concejo de Los Villares, libraba en poder del Mayordomo de Propios y Rentas de la villa, Juan de Morales la cantidad de 389 reales y 29 maravedíes de vellón,  importe de los regalos de Pascuas del presente año.













Desarrollo de la Efemérides:
En la villa de Los Villares, el 24 de diciembre de 1753, los señores Sebastián García y Francisco Mateo Gámez, Alcaldes Ordinarios, Matías de Mena y Juan de Luque, Regidores, personas que componían el Concejo de la villa, libraban en poder de Juan de Morales, Mayordomo de Propios y Rentas del Concejo la cantidad de 389 reales y 29 maravedís de vellón, que habían importado los regalos que en el día de hoy se ha llevado como presente de Pascuas de este Concejo, al Señor Vizconde de esta Villa y a los Señores: Corregidor de la ciudad de Jaén, Escribano de la Superintendencia y Gobernador de esta Villa, en solemnidad de tan feliz  fiesta y a los muchos beneficios que ha recibido esta Villa de los dichos Señores,  también iba incluido el regalo a los miembros de este Concejo .

* La costumbre de hacer este presente de Pascua, tanto al Señor Vizconde como a las autoridades de la ciudad de Jaén, se remonta a principios del siglo XVIII y solía consistir en aves (perdices y codornices), corderos y frutas



sábado, 23 de diciembre de 2017

DE LA ORDENACIÓN COMO SACERDOTE DE DON MANUEL NARCISO GOMEZ EN 1893.

Tal día como hoy, el 23 de diciembre de 1893, en Santiago de Cuba,  previa la recepción de las demás órdenes, era ordenado Sacerdote Don Manuel Narciso Gómez Luque.
D. Manuel Narciso en Cuba.



















Comentario a la Efemérides:
Don Manuel Narciso Gómez Luque, tras una brillante carrera dentro del Cuerpo de la Guardia Civil, en la que habías ascendido rápidamente de cabo segundo a cabo primero y sargento por su habilidad y valor, y en la que todo suponía iba a ascender a oficial, sintiendo lallamada del Señor, pide la rescisión en el cuerpo y en el curso 1885/86, ingresa en el Seminario de San Basilio Magno en Santiago de Cuba, donde obtiene un brillante expediente académico aprobando todas la asignaturas con calificaciones de Beneméritus y Meritíssimus. El 26 de mayo de 1888 recibe su primera tonsura, siendo el ministro D. José Martín de Herrera, arzobispo de Santiago de Cuba.
Tras recibir las distintas ordenes, un 23 de diciembre de 1893 era ordenado Sacerdote.
Santa. Susana de El Caney
Baste saber, como prueba del afecto, cariño y reconocimiento que se le tenía en Santiago de Cuba, que su padrino de misa fue el Conde Pecci, sobrino de S.S. León XIII y coronel de la Guardia Noble del Papa.

Fue durante siete años Secretario personal del Excmo. Sr. D. José Martín de Herrera, Arzobispo de Santiago de Cuba. En enero de 1894 fue nombrado Teniente cura de El Caney y en noviembre de 1895 Ecónomo de Santa Susana de El Caney.
En los años 1894 y 1895 desempeñó el cargo de Pedagogo y Catedrático de Religión del Seminario Pontificio de Santiago de Cuba, regentando durante el último trimestre la parroquia de la Santísima Trinidad. En diciembre de 1895 fue nombrado Capellán de Coro de la S.I. Catedral de Santiago de Cuba.
De canónigo en Lugo.
El 1 de julio de 1898 tuvo lugar uno de los  actos heroicos más hermosos en las batallas de El Caney y  las Colinas de San Juan, donde el sacerdote Gómez,  en lo más rudo del combate desafiando las balas, retiró  de la línea de fuego, sobre sus hombros,  a un centenar de  combatientes, auxilió a heridos, confesó a moribundos,  portó agua; siendo considerada su gloriosa gesta como un acto lleno de patriotismo y amor a España.
Tras su vuelta a España, Don Manuel Narciso, fue nombrado Ecónomo de la Parroquia de San Pedro Advíncula de Escañuela (Jaén) en noviembre de 1898 y en marzo de 1899 coadjutor de la parroquia de su pueblo de Los Villares, hasta 1903 en que era nombrado Canónigo de Lugo.
Toda una brillante carrera sacerdotal, que culminaría con su elevación a la dignidad de Canónigo de la S.I. Basílica Catedral de Lugo en el año de 1903, nombramiento hecho por  S.M. Alfonso XIII,  por “méritos de guerra”. Hecho insólito en la historia de la Iglesia y de la Guardia Civil.





TAMBIÉN ESTE DÍA…En el año 2000: Dentro del Programa de Actos del IV Centenario de la Emancipación de Los Villares,  se inauguró en la Sala de Exposiciones del Excmo. Ayuntamiento, una magna exposición  de obras de artistas de reconocido prestigio, que de alguna manera se han sentido atraídos por el paisaje y paisanaje de Los Villares. De Pedro Rodríguez (1848) a Antonio Blanca (1960), un total de 17 artistas expusieron muestras de su arte en obras relacionadas con Los Villares.
El acto inaugural comenzó  a las 19 horas con una conferencia a cargo de Migue Viribay, miembro de Número del Instituto de Estudios Jiennenses, “Paisaje y paisanaje. Artistas en Los Villares”




viernes, 22 de diciembre de 2017

DEL ARRENDAMIENTO DE UNA CASA DE LA COFRADÍA DEL STO. SACRAMENTO EN 1787

Tal día como hoy, el 22 de diciembre de 1787, la cofradía del Santísimo Sacramento arrendaba una casa de su propiedad sita en la calle de la Tercia a Sebastián García por una renta de 165 reales de vellón anuales.

Medalla de estandarte antiguo de la cofradía.





















Desarrollo de la Efemérides:
El 22 de diciembre de 1787, ante el escribano de Los Villares don Alfonso José de la Peña, Juan Cristóbal Malo de Molina, como Administrador de la Cofradía del Santísimo Sacramento y Sebastián García, vecino de la villa, firmaban un contrato de arrendamiento de una casa sita en la calle de la Tercia, y que linda con otra de esta cofradía, para que la habite por tiempo de tres años, a contar desde el 24 de junio, día del patrón, hasta 1.790 y pagando por cada año 165 reales de vellón.

Referencia histórica:

La Cofradía del Santísimo Sacramento de Los Villares no sólo es la primera que existió en nuestro pueblo sino que junto a la de Mancha Real, es una de las más antiguas de la provincia.  Sus estatutos de fundación fueron aprobados el 8 de junio de 1544 por el señor don Gabriel de Guzmán, Juez Eclesiástico del obispado que por entonces era sede vacante.
A lo largo de los años la cofradía, por medio de donaciones y alguna adquisición,  llegó a contar con las siguientes posesiones: dos casas, una en la Fuente y otra en la calle de la Tercia; dos fanegas de tierra junto al “Molino del Rey”; una parcela de tierra en el sitio conocido como “Huerta de la Mira”; una huerta junto a  la calle del Borbote y una parcela de ocho celemines junto al “puente del Nogueral”.  Además disfrutaba de varios censos: uno sobre tierras en el Bermejal del que disfrutaba de una memoria perpetua de 6 arrobas de aceite; otra sobre un olivar de regadío en la  “Puente Baja con memoria de una arroba de aceita para alimentar la lámpara del Santísimo y un censo sobre la Casa-palacio del Vizconde.
Con las rentas de ellas sufragaba el mantenimiento de la cofradía, la atención al Santísimo Sacramento, las festividades y actividades caritativas de atención a los necesitados.
Las propiedades de la cofradía serían incautadas en 1837 durante la desamortización de Mendizábal.




TAMBIÉN ESTE DÍA… En 1716: Tras el informe que emite D. Pedro Morales, médico de Jaén, el Concejo de Los Villares admitía como Cirujano a D. José Martín  y Cabrera,  aceptando igualmente  el que ejerza como maestro de los niños de la villa.